top of page

La Novia Virgen

“Ailsa Petchey era una joven azafata de Virgin Atlantic Airways que ayudó a una amiga a organizar su boda. Como la mayoría de las novias, su amiga estaba desbordada por una lista infinita de cosas que hacer: encontrar un salón para la celebración, encargar el banquete, elegir el vestido y las flores, planificar la luna de miel, enviar las invitaciones, etc…. A Ailsa se le ocurrió una idea: ¿Por qué no ofrecer a las novias un servicio centralizado de organización de bodas? Planteó su idea a Richard Branson, Presidente y Fundador del Grupo Virgin, y el resultado fue la creación de la mayor empresa nupcial de Reino Unido, en la que un grupo de coordinadores ayudarían a organizarlo todo para el gran día. El nombre de la empresa fue, cómo no, Virgin Bride (la novia virgen)”.


Esta historia abre el capítulo 4 del libro “La Gestión del Talento”, de Pilar Jericó, empresaria, escritora y consultora, considerada desde hace décadas una de las 50 personas más influyentes en el ámbito de los Recursos Humanos. Este libro, publicado por primera vez hace más de 20 años, es, a mi juicio, uno de los compendios de conocimiento y estrategia de gestión de personas más prácticos y completos y, sin duda, una referencia en mi carrera profesional.


El caso de Ailsa Petchey es significativamente interesante en cuanto ilustra un caso de éxito alrededor de la conjunción de dos conceptos fundamentales: el talento individual y el talento organizativo.


Todos sabemos qué es el talento individual (sobre todo porque todos lo poseemos), pero es menos frecuente encontrar personas familiarizadas con el concepto de talento organizativo.



¿QUÉ ES EL TALENTO ORGANIZATIVO?

Un profesional con talento alcanza niveles superiores de resultados… siempre que esté en una organización que se lo permita y que le motive. Petchey, la azafata de Virgin, supo ver la necesidad, tuvo la idea y sabía cómo llevarla a la práctica (todo esto es talento individual), pero necesitó de una organización que creyera en el proyecto, que le permitiera emprender y que le proporcionara los recursos necesarios para hacerlo. Y Branson lo hizo.


Virgin brindó a Ailsa los medios necesarios para que desarrollara su idea, interactuando con otros directivos, compañeros, clientes y proveedores (otros talentos) de la Compañía, lo que permitió que encontrara la manera de crear un proyecto rentable e innovador que terminó siendo un éxito (aunque luego fracasara).


Una de las principales lecciones que nacen de este ejemplo es que la gestión del talento individual depende de la creación del talento organizativo y que éste último nace de la adquisición de profesionales con talento (capacidades + compromiso + acción) dentro de un entorno organizativo orientado a la creación de valor profesional.


Para gestionar este binomio deben activarse, por un lado, políticas de captación de profesionales con capacidades, potencial de acción y compromiso acordes a las necesidades organizativas. Y, por otro, generar un entorno organizativo que cree valor al profesional y que le motive a aportar valor de manera continuada en la empresa, reforzando su compromiso a través de políticas de retención.

 

¿CÓMO SE CREA TALENTO ORGANIZATIVO?

Si queremos sentirnos orgullosos de tener una empresa con talento organizativo vamos a tener que poner el foco e invertir esfuerzo en los siguientes puntos:

 

1.    Convertir el talento en prioridad estratégica:

 

No nos engañemos. La mediocridad está construida a base de buenas intenciones que no pasan de ser eso: intenciones. Si queremos construir talento organizativo, pongámoslo de verdad en la lista de nuestras prioridades. A las organizaciones les cuesta imaginar, y mucho más tangibilizar, el retorno cuando se trata de invertir en talento, pero existen numerosos casos de éxito de empresas punteras que avalan los resultados. El último estudio de la Consultora McKinsey Global Institute, de 2023, reporta que las empresas que invierten en talento (es decir, en talento individual y organizativo) “obtienen un 30% más de ingresos por cada dólar que destinan a su capital humano”. En definitiva, la creación de valor al profesional se convierte en un objetivo estratégico de interés económico.

 

2.    Definir la proposición de valor al profesional:

 

Esto implica diseñar exactamente la propuesta que la empresa ofrece al profesional con talento. ¿Para qué? Para que ese profesional no sólo quiera cumplir con sus tareas, sino que quiera aportar en la creación de talento organizativo y quiera hacerlo en nuestra empresa (y no en otra). La propuesta de valor ilustra el compromiso de la empresa con el profesional y su talento; es el mensaje inequívoco que la organización le lanza al profesional para decirle: “nos importas y queremos contar contigo”.


Pero, ¿cómo articulamos una propuesta de valor? Pues no sólo con una retribución justa y adecuada al talento, sino con un salario emocional atractivo y personalizado, lo que engloba una serie de factores que inciden en las palancas motivacionales del individuo, que pueden ir desde el equilibrio entre la vida laboral y la personal, al desarrollo profesional o a otro tipo de motivaciones trascendentes. En definitiva, tenemos que diseñar un plan estratégico para el talento cuyo objetivo principal sea satisfacer los impulsos del compromiso estable.

 

EL ENTORNO

Finalmente, el talento organizativo, como cualquier sistema, necesita un entorno que le permita funcionar correctamente. Unos mecanismos que le ayuden a identificar, decidir y actuar de un modo ágil y sistemático.

Si quieres atraer y retener, asegúrate de que el talento (interno y externo) visualiza estas señales:

-      Empresa orientada a las personas: no dudes en invertir en políticas de atracción y retención del talento. De ello depende el futuro de tu empresa.

 

-      Abrazas la diversidad: el talento no sigue patrones. Debes ser capaz de atraer gente diferente. El talento no se esconde en los perfiles, sino en las personas.

 

-      Las personas que trabajan contigo tienen éxito: el talento se siente atraído por el éxito. Los logros son pruebas de valor que harán que el talento quiera trabajar contigo. Explica qué eres capaz de hacer.

 

-      Centra tu búsqueda en la capacidad de compromiso: sin duda, debes seleccionar en base a las aptitudes, las actitudes y la capacidad de comprometerse de los candidatos. Un profesional comprometido con su Organización es 100 veces más valioso porque, más allá de cumplir, está motivado a aportar valor.

 

-      Cuida, mima, quiere: No caigas en la trampa de las buenas intenciones. Asegúrate de que tu cultura organizativa pone a las personas en el centro como un objetivo estratégico de interés económico, y articula todas las decisiones estratégicas en base a este principio. Si defines una propuesta de valor, cúmplela. Obsesiónate por crear prescriptores (internos y externos). Haz que todos quieran trabajar contigo.

 

-      Desarrolla a las personas: piensa en el talento como en una semilla. Preocúpate de abonar, de regar y de colocar al talento en los lugares donde les resulta más fácil florecer y tendrás un jardín frondoso y lleno de color. Preocúpate de promover internamente.

 

-      Identifica, forma, explota y promueve: evalúa constantemente. No dejes de tomar la temperatura al talento. Identifica el talento interno (aptitudes, actitudes, intereses y nivel de compromiso). Forma para sacar todo el potencial. Dales un escenario donde el talento pueda brillar en su máximo esplendor. Y, por último, una vez alcanzado el éxito, busca un lugar donde pueda seguir desarrollándose con compromiso dentro de la Organización.

 

El equipo de Consultoría de Formación y Desarrollo de Talento de Consulting C3 estamos ayudando a los departamentos de Recursos Humanos de muchas empresas a dar un paso adelante, diseñando e implementando estrategias y procesos que, poniendo a las personas en el centro de la Organización, mejoran sus resultados.


Si sientes que es el momento de que tu Organización de un paso adelante, echa un vistazo a este link: https://www.consultingc3.com/lp/servicio-consultoria-formacion-empresas/  y descubrirás cómo podemos ayudarte.


Director de Consultoría de Formación y Desarrollo de Talento

Business Consulting Division - Consulting C3 - eAlicia University

25 visualizaciones0 comentarios

Комментарии


bottom of page